Hablemos de derechos humanos

De izq. a der. mi tía abuela Aurora y mi abuela Rosa 

Mi Tía Abuela

Una crónica

Publicado: 2018-11-22


Mi tía abuela materna, Aurora Luna Rodríguez trabajó 35 años de su vida como costurera para el servicio de salud del hospital Rebagliati. Fue una trabajadora formidable, eficiente y constante. Puntualísima salía todos los días a las 7:30 am. para su trabajo. Jamás la vi faltar un solo día.

Se jubiló en 1985. Puso su pago de jubilación junto con todos sus ahorros en una cuenta de ahorros en el banco de la nación.

Una mañana de 1988, cuando era niño, encontré a mi tía sola sentada en el comedor de la casa. Tenía la mirada perdida y se mantenía en silencio. Me senté junto a ella y le pregunté que pasaba. "Me han dicho en el banco que ya no tengo dinero en mi cuenta".

Sus ahorros, es decir 35 años de trabajo y esfuerzo se habían evaporado por la hiperinflación. Mi tía jamás gozó de su esfuerzo. No pudo viajar, ni comprarse lo que siempre deseó, su casa propia. Tuvo una dura vejez, una vejez triste que nunca mereció.

Alan, podrás pedir todos los asilos del mundo, pero tarde o temprano vas a tener que pagar.


Escrito por

Carlos García Rosell A.

Actor y director de Teatro. Profesor de la Universidad Católica. Creencia principal: La Imaginación te hará libre.


Publicado en

Res Publica

Los asuntos de mi país son míos.